Viajar grandes distancias, con vuelos largos, escalas y traspasando varios husos horarios nos puede llevar a padecer el temido jet lag. El síndrome transoceánico, un desajuste temporal de las funciones del cuerpo humano tras un largo viaje en avión. Nuestro reloj interno, el que marca...

Cuando viajamos largas distancias, cualquiera que sea el medio de transporte que utilicemos, la falta de movilidad durante el trayecto provoca rigidez corporal, cansancio, fatiga y dolor en las articulaciones. Estar durante mucho tiempo sentado en la misma posición, con poco espacio para estirarnos, también...